Todo, todo cabe en el iris, porque todo es escurridizo, porque todo es etéreo y todo se evapora y se marchita excepto la Poesía, que perdura más allá de los calendarios, las estaciones, las cosechas, porque es intangible; porque, sutil y viva, entra por nuestros sentidos y nos modela a su gusto y a su antojo con el propósito único de exigirnos las expresiones más altas de la serenidad, de la paz interior, de la belleza, del amor. No hay palabra, verso o poema escrito por María José que no muestren todos estos signos de ternura.

Esta antología es esa manufactura elaborada artesanalmente por ella misma utilizando sus manos y la materia prima que guarda en su interior y que, de forma precisa y constante, ha ido seleccionando para tejer esta red en la que dejarnos caer y quedarnos más allá del tiempo atrapados en la belleza de su poesía: «te hallé en la galería azul / del eco tangible»

«Dejad que descuelgue mi triunfo, /vana victoria, carcomido marco.»

No te dejaremos descolgar tu triunfo, querida María José, porque tu triunfo eres tú misma, porque nos has ganado y nos atrapas en tus poemas a fuerza de sentimiento, de imágenes, de luces, de color y nos haces formar parte de tu universo de lunas perdidas en laberintos, de tu mirador de las estrellas, de cuerpos eróticos y paisajes. Contigo somos y seremos aún la lumbre; bruñidas sombras y tapiz de agua; somos y seremos contigo un mar en llamas, la distancia; centinelas del fríoy pájaros de cristal en el jardín de invierno…

Almudena Tarancón

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “En el iris el tiempo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.