Danzar al desnudo muestra el caminar por  la vida con sus sorpresas positivas y sus dolores negativos. Danzar es recorrer y al desnudo es desprenderse de  los adornos, la piel y nuestro envoltorio y dejar  la esencia de tu alma sola para que exprese el gozo, la belleza y el dolor que a veces nos causa el camino con sus espinas.
En su primera parte “Despertar” hay poemas dedicados al amor en su sentido amplio: a personas, al sol, al mundo, al agua, a la belleza, a la vida en general que se intercalan con sentimientos dolorosos como la muerte, la decepción, la soledad, la esclavitud, la estafa, el mal…
La segunda parte, “Realidad”  plasma la crudeza de la vida, la amargura de la danza.  Se reflejan realidades propias y de otros seres. Aparecen conflictos laborales. En estas poesías  las experiencias formativas se hacen visible a veces, dejando notas de color para expresar conceptos y realidades y crear riqueza de imágenes cromáticas.
En la tercera parte, “Renacer” hay una aceptación de la realidad. Se logra encontrar belleza en general al mundo, a nuestro paso por él, amor a la danza que llevamos atravesando el camino, a pesar de las imperfecciones, de las dificultades, entuertos y traiciones.
En estos poemas vuelve a aparecer el dolor por la muerte de seres queridos, así como el sufrimiento por la enfermedad y la alegría por la recuperación.
En la cuarte parte ”La vida sigue” algunos poemas responden a las actividades llevadas a cabo en el “Taller de Escritura Fuentetaja”. No obstante afloran poesías  de recuerdos y añoranza del pasado. La enfermedad vuelve a aparecer en su temática y otra vez vuelven poemas  dedicados  al viento, al mar, a la naturaleza como constante muestra del amor a la vida.
Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Danzar al desnudo – Poemario”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.